Jorge Mestre

Camps no tirará la toalla

Mucho se ha especulado en los dos últimos meses con el estado anímico del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, por su implicación en el sumario del “caso Gürtel”. Desde que estaba a punto de tirar la toalla a que renunciaría a ser el próximo candidato a las elecciones con el PP a la Generalitat, pasando por la convocatoria de elecciones anticipadas, han sido algunas de las versiones difundidas y orquestadas por sus adversarios políticos, principalmente desde el PSPV, para tratar de debilitar al máximo a Camps y al partido que representa.

Sus colaboradores más cercanos reconocen que el presidente de la Generalitat “afronta un momento difícil porque es humano y ha sido víctima de una campaña de linchamiento personal por parte de quienes no consiguen ganarle en las urnas”.

El secretario general de los socialistas valenciano, Jorge Alarte, llegó la pasada semana a solicitarle su dimisión y lo propio han hecho también el portavoz socialista en Les Corts, Ángel Luna, el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, o desde las filas de Compromís con tal de acentuar el desgaste personal de un Francisco Camps que pese a lo que se pueda haber dicho, sigue pilotando la nave del gobierno valenciano y de la dirección regional del PP.

Es cierto que todos estos meses de caso Gürtel le han afectado a su imagen dentro de la dirección nacional del PP. Hace un año era Camps quien tenía que salir a defender a Rajoy y ahora las tornas han cambiado. Sin embargo, como se ha escenificado en las últimas semanas, Camps cuenta con el respaldo de Mariano Rajoy no sólo ante el esclarecimiento del tema de los trajes, sino también para zanjar de una vez por todas el tema “Gürtel” en tierras valencianas.

Según informa la corresponsal parlamentaria de Diariocrítico en Madrid, Carmen Moragas, a la espera de ver qué ocurre, la estrategia de Rajoy y de la dirección del PP sigue siendo la de aguantar hasta que se pueda.

“No es lo mismo obligar a dimitir a un alcalde de un pueblo de cincuenta mil o cien mil habitantes de Madrid que dejar caer a un presidente autonómico del peso de Francisco Camps que gobierna una de las comunidades autónomas más importantes de España”, argumentan desde Génova, 13. Además, Valencia es uno de los mayores graneros de votos del PP y la caída de Camps supondría un fuerte varapalo para Rajoy de cara a las generales de 2012.

En Madrid, la impresión de algunos dirigentes es también que al propio Camps no se le pasa por la cabeza tirar la toalla y que “aguantará hasta que ‘muera’ o se salve”. Es decir, que se mantendrá y resistirá hasta que termine el proceso judicial, en el caso de que tuviera que responder ante los tribunales.

Algunos diputados del PP expertos en leyes afirman que, a día de hoy, y con todo lo que se conoce del sumario sobre los trajes, las conversaciones de Camps con Álvaro Pérez ‘El bigotes’, o sus supuestos vínculos con otros cabecillas de la trama corrupta, – que el propio Camps ha calificado de ‘mentiras’- “no hay ningún fundamento jurídico para acusarle. Ni siquiera para que el asunto haya llegado hasta donde está”.

En opinión de estos diputados, “las bases para que se hubiera aceptado la nulidad de las actuaciones son de libro”, por lo que no entienden porqué el Tribunal Superior de Justicia de Valencia desestimase la petición realizada por la defensa del presidente de la Generalitat, el abogado Javier Boix.

Escrito el por Jorge Mestre en Varios Dame tu opinión

La hora de Francisco Camps

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el secretario general de los populares valencianos, Ricardo Costa, tienen el próximo martes la ansiada oportunidad de dar las explicaciones oportunas sobre el presunto delito de cohecho por el regalo de unos trajes de parte de Álvaro Pérez, “el Bigotes”.

Pero no creo que sólo sean los dos dirigentes populares quienes tengan la ocasión de hacer valer su inocencia después de tres meses de circo, hostigamientos, y juicios mediáticos, de aquellos que se aprovecharon de los púlpitos de la Cadena Ser y El País para subirse al carro del oportunismo político, del mitin permanente y del torpedeo al adversario con métodos antidemocráticos.

El próximo día 19, el PP en su conjunto, desde Mariano Rajoy hasta el último representante de la formación, tienen también la oportunidad de escenificar el arropamiento a dos de sus miembros más importantes a los que siempre se les ha presentado como víctimas de una campaña política de linchamiento.

Durante este jueves, tanto la dirección regional como la nacional del PP hicieron públicas sus declaraciones de apoyo, pero no basta sólo con ello. Quien acude a declarar el próximo martes ante el juez no es un simple ciudadano, es el máximo representante institucional de la Comunitat Valenciana, y uno de los baluartes de Mariano Rajoy en sus momentos de mayor debilidad.

Conservo todavía en la retina la imagen de otros políticos españoles que han sido imputados –que no significa acusado, por mucho que se empeñen algunos-, como fueron el ex lehendakari y el actual lehendakari, Juan José Ibarretxe y Patxi López, arropados en todo momento el pasado mes de enero por sus respectivas ejecutivas en el juicio por haberse sentado a dialogar con batasunos.

Si el PP nacional es consecuente con lo que ha mantenido en todos estos meses, ha de estar con Francisco Camps el próximo martes más allá de los comunicados oficiales. Camps apoyó a Rajoy en sus peores momentos y ahora toca ver en Valencia lo que reza el refranero: “obras son amores y no buenas razones”.

Escrito el por Jorge Mestre en Varios Dame tu opinión

El Plan E analizado por “The Economist”

Reproduzco a continuación para quien le interese el artículo aparecido recientemente en The Economist sobre el Plan E de Zapatero.

“No funciona”

Los carteles aparecen como setas, en plazas, parques y en multitud de lugares dónde hay obras, se pavimentan calles o se reparan instalaciones públicas.

Estos paneles indican que el trabajo se paga con cargo al Plan E, paquete de estímulos implementado por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. El Plan está dotado con 8 billones de Euros (11 billones de Dólares) con el fin de implementar proyectos por parte de los ayuntamientos.

El Plan E tiene como objetivo mantener el trabajo de los españoles. Los últimos indicadores de desempleo muestran que las medidas adoptadas son insuficientes. Durante el mes de abril, 40.000 personas más han engrosado las listas del paro. Este dato supuso una disminución del incremento de desempleados con respecto a meses anteriores. A pesar de esta ralentización del aumento del número de parados, la tasa de desempleo española es del 17,4%, la más alta de la Unión Europea y representa el doble de la media europea.

La Comisión Europea predice que la tasa de desempleo en España llegará al 20,5% en el 2010.

Asimismo, afirma que España tendrá que luchar durante más tiempo que otros países para recuperarse, alcanzando una tasa de crecimiento positiva en el 2011, un año después que el conjunto de la Unión Europea. El periódico progubernamental El País recibió las referidas noticias con el titular “El hombre enfermo de Europa”.

Puede que lo más preocupante sea que el Plan E ha funcionado en parte. El gobierno afirma que el Plan ha creado 280.000 nuevos empleos, aunque sean temporales. Pablo Vázquez, Presidente de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada, afirma que esta medida es temporal. En los meses de agosto y de septiembre el desempleo puede volver a aumentar. España tiene la fortuna de contar con unas redes sociales fuertes (ayudadas por la economía sumergida) que pueden ayudar a atenuar el malestar social.

La economía española se encuentra doblemente amordazada. Por un lado ha sido engullida, como el resto de las economías mundiales, por la recesión y el hundimiento del comercio internacional. A esto hay que añadir que España tiene su propia crisis, debido al modelo basado en salarios bajos y en un mercado inmobiliario poco saludable que se ha pegado el batacazo. Es opinión generalizada por parte de los economistas que España tiene que adoptar hoy duras decisiones económicas y realizar los sacrificios que se han evitado durante los años del boom económico.

La reforma del mercado laboral es probablemente la más complicada. En algunos aspectos, la legislación laboral española es bastante flexible. Con casi un tercio de los trabajadores con contrato temporal, es fácil prescindir de los trabajadores marginales simplemente no renovándoles el contrato.

Esto explica porqué España contaba el año pasado con más de la mitad de desempleados que el resto de países de la zona Euro. El resto de los trabajadores tienen contratos tan rígidos que hace que sea muy difícil y muy caro deshacerse de ellos. Debido a estas circunstancias las empresas eligen a su personal en función de la facilidad que tienen para despedirlos.

Casi todo el mundo está a favor de una reforma. De acuerdo con la carta remitida por un grupo de 95 académicos del mundo de la economía urge que el gobierno lidere esta iniciativa. El Sr. Zapatero, sin embargo, no comparte esta urgencia. La reforma del mercado laboral no es la única medida con la que está intentando no lidiar.
Recientemente el Banco de España advirtió al gobierno acerca de la disminución del fondo de pensiones, recomendando elevar la edad de jubilación a los 65 años. Según José Carlos Diez de Intermoney, la liberalización del sector servicios ayudaría a recuperarse. “Siempre que hemos aplicado un Plan de liberalización, la economía ha dado muestras de su potencial de crecimiento”.

¿Por qué el Sr. Zapatero no realiza una reforma? Además de los miedos a las huelgas, a los sindicatos y a la aprobación de la opinión pública, su principal problema reside en el parlamento. El mes pasado el gobierno perdió su primera votación parlamentaria. Hay que recordar que Zapatero gobierna en minoría. Aunque los socialistas se encuentran solamente a 7 escaños de la mayoría absoluta, están teniendo problemas para encontrar apoyos. Los nacionalistas vascos están disgustados debido a que un socialista, Patxi López, se ha convertido en Lehendakari. Los nacionalistas catalanes por su lado, están cansados del gobierno socialista que gobierna Cataluña. El grupo Izquierda Unida no siempre es fiable, siendo muy poco probable que apoye reformas impopulares.

Esa situación deja al Partido Popular en una situación ventajosa al liderar a día de hoy las encuestas. Muchos españoles desearían ver a los dos grandes partidos unidos para afrontar las reformas. La situación tendrá que empeorar antes de que ambos partidos estén dispuestos a dejar de lado los intereses partidistas y llegar a un acuerdo.

Escrito el por Jorge Mestre en Economía, Política española, Política internacional 1 Comentar
« Anterior   Notice: Undefined offset: 114 in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 450 Notice: Trying to get property of non-object in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 450 Notice: Undefined variable: end_link in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 452 Notice: Undefined offset: 117 in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 450 Notice: Trying to get property of non-object in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 450 Notice: Undefined variable: end_link in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 452 1 2 3 4 5 ... 39 40   Siguiente »
  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→