Jorge Mestre

La factoría Blasco pone en marcha las nuevas técnicas electorales para el PP

Si alguien se preguntase quién es el coordinador del PPCV para las elecciones europeas, respondería con un rotundo no lo sé o con cierta vacilación que es Rafael Blasco. No…, pero sí. Aunque oficialmente sea Vicente Rambla el responsable de la campaña, es el conseller de Inmigración quién realmente está llevando el peso de la misma junto a la conocida factoría Blasco.

Hace seis años que a Blasco no le daban responsabilidades en una campaña electoral. Fue el año en que junto con Alejandro Font de Mora y Ana Encabo consiguió que un naciente Francisco Camps fuese catapultado a la presidencia de la Generalitat. Ahora le han encomendado de nuevo el mismo trabajo con el objetivo de ganar las elecciones europeas y ampliar la diferencia electoral entre el PP y el PSOE en la Comunitat Valenciana.

Para ello, el conseller ha situado a un triunvirato conocedor del mapa genético político de la Comunitat Valenciana y compuesto por su jefe de gabinete, Xavier Llopis; el subsecretario de Inmigración, Alex Catalá; y el director general de Inmigración, Josep María Felip.

Dos son las ventajas que cuentan los cuatro frente a sus adversarios políticos. Son buenos conocedores de la sociedad valenciana y de su principal rival político, el PSPV.

Y varios son los frutos de la impronta de cada uno de ellos. Por un lado, Rafael Blasco se propuso marcar la iniciativa política de la precampaña frente a la de cualquier rival y, por otro, innovar con nuevas técnicas que crean un precedente en el modo de organizar campañas en España.

Son los llamados “círculos de calidad”, más propios hasta ahora del mundo empresarial que de los partidos políticos. Para ello, a través de unas reuniones con representantes sectoriales de todos los colores políticos, Blasco y su equipo escuchan, dialogan y toman nota de las opiniones de los allí congregados.

“¿Hay ‘off the record’?” Es lo primero que preguntó quien redacta este artículo y presente en un encuentro de este martes. “No, puedes utilizarlo”, respondió Blasco.

A dicha convocatoria acudimos varios periodistas de distintos medios de comunicación, unas quince personas en total. El aspecto diferencial de ese acto con los que habitualmente se organizan desde cualquier formación política es que no se emplaza a los afines ideológicamente, sino a personas que entre ellas puede haber abismos ideológicos.

La experiencia arrancó la pasada semana con una veintena de profesores universitarios, la siguió otra con responsables institucionales de prensa y ahora pretende continuar con otros colectivos.

Algunas de las ideas y mensajes que allí se expusieron merecen ser reseñadas. El equipo de campaña del PP tiene claro, frente a la posición del PSOE, que estas elecciones tienen un carácter plebiscitario en el que se enfrentan dos distintos modelos de gestión, el de Camps frente al de Zapatero.

La participación es otra de las grandes aspiraciones de los populares. En la próxima cita electoral, una alta participación beneficiaría al PP en detrimento del PSOE y ello se debe a que el electorado popular es mucho más fiel a su partido que el de los socialistas y porque el PP aspira a conseguir el mayor número de votos de castigo posibles a la gestión de la crisis económica por parte del Gobierno socialista.

Presagios tempranos
La factoría Blasco no pondrá su mirada sobre la bola de cristal que vaticine el desenlace del 7-J hasta finales de mayo. Será como marca la tradición en el Foro de Opinión que acogerá el Hotel Astoria de Valencia.

Pero hasta llegado ese día, hay algunos elementos de juicio que se manejan en el equipo de trabajo que dirige Blasco. El más interesante de ellos es el símil de estas elecciones europeas de 2009 con las elecciones europeas de hace quince años, las de 1994.

Coincidencias o no, lo cierto es que hay paralelismos fundamentales entre la España que gobernaba Felipe González en 1994 con la actual de Zapatero. Crisis económica, un desempleo cercano al 20%, crisis de confianza…, todo ello propició un caldo de cultivo que permitió al PP ganar las elecciones europeas por más de diez puntos de diferencia del PSOE. Aquel varapalo marcó un cambio de tendencia y el principio del final político de Felipe González.

Las encuestas elaboradas dos meses antes de aquellos comicios de 1994 le daban al PP una insignificante diferencia de dos puntos sobre el PSOE. La brecha que hay ahora abierta entre uno y otro es de cuatro puntos favorable al PP. ¿Se repetirá el guión de 1994?, se preguntan los unos y los otros. La factoría Blasco evita triunfalismos y prefiere aguardar antes de despejar la incógnita.

Escrito el por Jorge Mestre en Varios 1 Comentar

La declaración de bienes de Alarte

Cuando cualquier ciudadano pide un crédito bancario o modificar el que tiene, la entidad en cuestión siempre exige la última declaración de la renta y aquellos otros documentos para asegurarse que el cliente podrá hacer frente siempre al pago, aunque sea con sus bienes personales en caso de impago.
Pues bien, el líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, ha querido este lunes decirnos a los ciudadanos los bienes que posee mostrándonos unos datos algo enmohecidos pues son de hace dos años. Unos datos que para nada coincidirán con la actualidad de una persona que desde entonces hasta ahora ha pasado a ser el secretario general de los socialistas, tarea que compatibiliza con la alcaldía del Ayuntamiento de Alaquás.
El intento de sacar a la luz pública sus bienes es un gesto que hay que apreciar, pero a nadie le cabe en la cabeza que una persona que sólo en sueldo se embolsó más de 70.000 euros el pasado año pretenda hacernos creer que tiene un saldo medio en la cuenta de 600 euros que es lo que afirma en su declaración de bienes.
Ya puestos, Alarte podría haber mostrado la lista de regalos que le cayeron cuando tomó la primera comunión.
Las declaraciones de bienes están muy bien, pero han de ser creíbles, por lo que deberían además de estar actualizadas ir acompañadas de las últimas nóminas, como exigen los bancos, y de esa última declaración de IRPF a la que antes aludía. De lo contrario, una pequeña o gran risotada puede apoderarse de quien la lea.

Escrito el por Jorge Mestre en Varios 1 Comentar

El corredor que perdió la carrera

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, llega a España en visita de Estado para abordar cuestiones relacionadas con la lucha antiterrorista y el eterno asunto de las infraestructuras. Sobre la mesa, estaría bien que tanto el gobierno español y el francés se decidiesen de una vez por todas a abordar la ejecución del corredor mediterráneo, esa infraestructura de las que uno viene escuchando hablar desde hace quince o veinte años, pero que sobre el mapa no hay nada proyectado.
Si bien es cierto que el ejecutivo francés no ha puesto ningún entusiasmo en dicha conexión ferroviaria, tampoco lo ha hecho el gobierno español con Zapatero a la cabeza, ni con ninguno de sus predecesores.
Sin el corredor mediterráneo, la Comunidad Valenciana y Valencia, concretamente, quedan aisladas de Europa, algo que no lo ocurre a otras ciudades importantes como Zaragoza, Barcelona, Bilbao o cualquier otra.
El caso y lo alarmante es que Valencia no tiene ni en estudio, ni en proyecto el tramo Valencia-Barcelona de ancho europeo que nos abra a Europa, ni una conexión directa con Zaragoza y Toulouse. Puede ser que a Francia no le interese esa última vía de entrada a través de los Pirineos, pero la primera es una reivindicación que el ministerio que dirige, José Blanco, debería marcarse como prioritaria por una cuestión de supervivencia económica.
El puerto de Valencia es en tráfico de contenedores más importante que el de Barcelona, pero sin una infraestructura como la del corredor mediterráneo, el futuro a medio plazo de este gran centro logístico podría plantear serios problemas económicos no sólo al puerto de Valencia, sino a multinacionales como Ford que lo que quieren son unas comunicaciones para distribuir sus automóviles en el mercado.
Por razones de competitividad, supervivencia y también de tipo medioambiental, el corredor mediterráneo debería estar esta semana entre las infraestructuras que los franceses y españoles deben conferirle una prioridad.

Escrito el por Jorge Mestre en Economía, Política valenciana Dame tu opinión
Notice: Undefined offset: 6 in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 412 Notice: Trying to get property of non-object in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 412 « Anterior   Notice: Undefined offset: 114 in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 450 Notice: Trying to get property of non-object in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 450 Notice: Undefined variable: end_link in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 452 Notice: Undefined offset: 117 in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 450 Notice: Trying to get property of non-object in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 450 Notice: Undefined variable: end_link in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 452 1 2 3 4 5 ... 39 40   Notice: Undefined offset: 12 in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 466 Notice: Trying to get property of non-object in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 466 Siguiente »
  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→