Economía

El Plan E analizado por “The Economist”

Reproduzco a continuación para quien le interese el artículo aparecido recientemente en The Economist sobre el Plan E de Zapatero.

“No funciona”

Los carteles aparecen como setas, en plazas, parques y en multitud de lugares dónde hay obras, se pavimentan calles o se reparan instalaciones públicas.

Estos paneles indican que el trabajo se paga con cargo al Plan E, paquete de estímulos implementado por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. El Plan está dotado con 8 billones de Euros (11 billones de Dólares) con el fin de implementar proyectos por parte de los ayuntamientos.

El Plan E tiene como objetivo mantener el trabajo de los españoles. Los últimos indicadores de desempleo muestran que las medidas adoptadas son insuficientes. Durante el mes de abril, 40.000 personas más han engrosado las listas del paro. Este dato supuso una disminución del incremento de desempleados con respecto a meses anteriores. A pesar de esta ralentización del aumento del número de parados, la tasa de desempleo española es del 17,4%, la más alta de la Unión Europea y representa el doble de la media europea.

La Comisión Europea predice que la tasa de desempleo en España llegará al 20,5% en el 2010.

Asimismo, afirma que España tendrá que luchar durante más tiempo que otros países para recuperarse, alcanzando una tasa de crecimiento positiva en el 2011, un año después que el conjunto de la Unión Europea. El periódico progubernamental El País recibió las referidas noticias con el titular “El hombre enfermo de Europa”.

Puede que lo más preocupante sea que el Plan E ha funcionado en parte. El gobierno afirma que el Plan ha creado 280.000 nuevos empleos, aunque sean temporales. Pablo Vázquez, Presidente de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada, afirma que esta medida es temporal. En los meses de agosto y de septiembre el desempleo puede volver a aumentar. España tiene la fortuna de contar con unas redes sociales fuertes (ayudadas por la economía sumergida) que pueden ayudar a atenuar el malestar social.

La economía española se encuentra doblemente amordazada. Por un lado ha sido engullida, como el resto de las economías mundiales, por la recesión y el hundimiento del comercio internacional. A esto hay que añadir que España tiene su propia crisis, debido al modelo basado en salarios bajos y en un mercado inmobiliario poco saludable que se ha pegado el batacazo. Es opinión generalizada por parte de los economistas que España tiene que adoptar hoy duras decisiones económicas y realizar los sacrificios que se han evitado durante los años del boom económico.

La reforma del mercado laboral es probablemente la más complicada. En algunos aspectos, la legislación laboral española es bastante flexible. Con casi un tercio de los trabajadores con contrato temporal, es fácil prescindir de los trabajadores marginales simplemente no renovándoles el contrato.

Esto explica porqué España contaba el año pasado con más de la mitad de desempleados que el resto de países de la zona Euro. El resto de los trabajadores tienen contratos tan rígidos que hace que sea muy difícil y muy caro deshacerse de ellos. Debido a estas circunstancias las empresas eligen a su personal en función de la facilidad que tienen para despedirlos.

Casi todo el mundo está a favor de una reforma. De acuerdo con la carta remitida por un grupo de 95 académicos del mundo de la economía urge que el gobierno lidere esta iniciativa. El Sr. Zapatero, sin embargo, no comparte esta urgencia. La reforma del mercado laboral no es la única medida con la que está intentando no lidiar.
Recientemente el Banco de España advirtió al gobierno acerca de la disminución del fondo de pensiones, recomendando elevar la edad de jubilación a los 65 años. Según José Carlos Diez de Intermoney, la liberalización del sector servicios ayudaría a recuperarse. “Siempre que hemos aplicado un Plan de liberalización, la economía ha dado muestras de su potencial de crecimiento”.

¿Por qué el Sr. Zapatero no realiza una reforma? Además de los miedos a las huelgas, a los sindicatos y a la aprobación de la opinión pública, su principal problema reside en el parlamento. El mes pasado el gobierno perdió su primera votación parlamentaria. Hay que recordar que Zapatero gobierna en minoría. Aunque los socialistas se encuentran solamente a 7 escaños de la mayoría absoluta, están teniendo problemas para encontrar apoyos. Los nacionalistas vascos están disgustados debido a que un socialista, Patxi López, se ha convertido en Lehendakari. Los nacionalistas catalanes por su lado, están cansados del gobierno socialista que gobierna Cataluña. El grupo Izquierda Unida no siempre es fiable, siendo muy poco probable que apoye reformas impopulares.

Esa situación deja al Partido Popular en una situación ventajosa al liderar a día de hoy las encuestas. Muchos españoles desearían ver a los dos grandes partidos unidos para afrontar las reformas. La situación tendrá que empeorar antes de que ambos partidos estén dispuestos a dejar de lado los intereses partidistas y llegar a un acuerdo.

Escrito el por Jorge Mestre en Economía, Política española, Política internacional 1 Comentar

Se busca… dirigente empresarial

Los empresarios del textil acaban de elegir a su nuevo presidente. Se trata de José Miguel Castilla, industrial sedero que compatibilizará sus funciones al frente de Ateval con la presidencia del Colegio del Arte Mayor de la Seda. Lo ocurrido en este colectivo sectorial es similar a lo que está pasando en otras organizaciones de referencia en la Comunitat Valenciana, como es el caso de Ascer, y fundamentado en la situación de crisis económica que golpea a todos los sectores de la economía.
José Miguel Castilla ha ocupado en Ateval el sillón presidencial que dejó a primeros de año Santiago Moltó después de tener que hacer frente éste último al concurso de acreedores de las cinco empresas que componen el Grupo Moltó.
Castilla es el hombre de consenso de los pocos empresarios que quedan dinámicos en el mundo asociativo del textil. Son los casos de Javier Aparicio, Patricio Barceló, Vicente Aznar y el apoyo del impertérrito, José Serna. Todos ellos han hecho posible la renovación de una organización que ha flaqueado por las consecuencias de la crisis desde los tiempos de Manuel Taberner.
Lo cierto es que pese a ser todos de la misma generación, han marcado en los últimos años un antes y un después con la etapa del propietario de Colortex, Manuel Taberner. Atrás quedaron esos años de bonanza donde Taberner y sus más allegados invirtieron en Terra Mítica o cuando Taberner se hizo con la gestión de Terra Natura en Benidorm.
La crisis de Colortex, una empresa que llegó a tener 500 trabajadores, ha sido la más importante de la Vall d’Albaida en los últimos años y eso ha pesado fuerte en la evolución del sector y, por ende, de Ateval.
José Miguel Castilla, es natural de Valencia, no de Ontinyent, y tiene sus empresas en la capital. De hecho, los dos últimos presidentes de la organización no han estado vinculados industrialmente con las comarcas centrales. Y es que Ateval ha pretendido siempre, pese a que las oficinas están en la capital de la Vall d’Albaida, alcanzar la dimensión autonómica que le corresponde, por lo que la elección de un empresario de Valencia le ayuda en su cometido.
Las diferentes crisis económicas siempre han castigado en Ontinyent y Alcoi a empresas de referencia. En los últimos años ha sido Colortex, pero antes lo fue Paduana. La difícil situación de esta última es la que llevó a su propietario, Ricardo Cardona, a salirse del sector y convertirse en uno de los bodegueros de vino más importantes de España con Marqués de Cáceres.
Pero la crisis económica no perdona tampoco a los demás sectores. Es el caso de Ascer que desde hace un mes tiene a su presidente, Fernando Diago, en situación de interinidad. Las elecciones previstas para dentro de mes y medio pretenden encontrar al empresario capaz de reflotar a una organización muy castigada en los últimos dos años.
Por el contrario, otros colectivos de referencia en el asociacionismo empresarial se mantienen muy estables como son los constructores, con un Eloy Durá que renovó recientemente su mandato; Vicente Lafuente a la cabeza de Femeval; Vicente Folgado en Fevama; o Francisco Corell en Fvet.
En los próximos meses, otros dirigentes de distintas organizaciones van a tener que someterse al escrutinio de cada sector…, algunos lo superarán, mientras que otros se habrán visto obligados a tirar la toalla para atender sus empresas.

Escrito el por Jorge Mestre en Economía, Política valenciana Dame tu opinión

El corredor que perdió la carrera

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, llega a España en visita de Estado para abordar cuestiones relacionadas con la lucha antiterrorista y el eterno asunto de las infraestructuras. Sobre la mesa, estaría bien que tanto el gobierno español y el francés se decidiesen de una vez por todas a abordar la ejecución del corredor mediterráneo, esa infraestructura de las que uno viene escuchando hablar desde hace quince o veinte años, pero que sobre el mapa no hay nada proyectado.
Si bien es cierto que el ejecutivo francés no ha puesto ningún entusiasmo en dicha conexión ferroviaria, tampoco lo ha hecho el gobierno español con Zapatero a la cabeza, ni con ninguno de sus predecesores.
Sin el corredor mediterráneo, la Comunidad Valenciana y Valencia, concretamente, quedan aisladas de Europa, algo que no lo ocurre a otras ciudades importantes como Zaragoza, Barcelona, Bilbao o cualquier otra.
El caso y lo alarmante es que Valencia no tiene ni en estudio, ni en proyecto el tramo Valencia-Barcelona de ancho europeo que nos abra a Europa, ni una conexión directa con Zaragoza y Toulouse. Puede ser que a Francia no le interese esa última vía de entrada a través de los Pirineos, pero la primera es una reivindicación que el ministerio que dirige, José Blanco, debería marcarse como prioritaria por una cuestión de supervivencia económica.
El puerto de Valencia es en tráfico de contenedores más importante que el de Barcelona, pero sin una infraestructura como la del corredor mediterráneo, el futuro a medio plazo de este gran centro logístico podría plantear serios problemas económicos no sólo al puerto de Valencia, sino a multinacionales como Ford que lo que quieren son unas comunicaciones para distribuir sus automóviles en el mercado.
Por razones de competitividad, supervivencia y también de tipo medioambiental, el corredor mediterráneo debería estar esta semana entre las infraestructuras que los franceses y españoles deben conferirle una prioridad.

Escrito el por Jorge Mestre en Economía, Política valenciana Dame tu opinión
  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→