Economía

Juventud in-movilizada

De “Generación Perdida” hablaba el New York Times el pasado mes de enero para referirse a la grave situación del paro juvenil en España que afecta a prácticamente la mitad de jóvenes entre 16 y 35 años. Hace dos semanas este problema se volvió a debatir durante el foro organizado en Oslo por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La situación en lugar de mostrar visos de mejora a corto plazo, se le ha escapado de las manos al actual gobierno español, incapaz de generar políticas efectivas encaminadas a la contratación de los más jóvenes y de reinsertar en el mercado laboral a aquellos desempleados.

Pero más allá de las políticas que emanan de cualquier gobierno, se añaden en el caso español unos factores socio-culturales convertidos en endémicos que han empeorado el problema. Es cierto que, si por un lado, nos encontramos con una juventud mejor formada que la anterior, por otro lado, se trata de una generación que no ha sido ni educada, ni preparada para afrontar una crisis como la actual por culpa de algunos elementos imperantes en una colectividad como la española que atrapa a los jóvenes y los sumerge en la espiral del paro.

La juventud española ha cambiado, evolucionado y se ha modernizado mucho en cuestiones referidas a valores morales, pues la europeización vivida en España durante los últimos 35 años se ha plasmado en una tolerancia con lo relativo a la moral de cada uno, pero que también ha ido acompañada de una mayor dependencia e inmadurez, sobre todo en los vástagos de los “baby boomers” y especialmente en aquella generación de padres que vivieron el mayo del 68 y han educado a sus hijos ofreciéndoles mucho de accesorio y poco esencial, como como le he escuchado decir al sociólogo Francesc Xavier Altarriba.

Los jóvenes españoles conservan como se vislumbra encuesta tras encuesta muchas de las preferencias que en España, generación tras generación, se han instalado en el esqueleto de nuestra sociedad. La salud y las relaciones afectivas (familia, amigos y amor) son por delante del trabajo, ocio y estudios, prioridades de la gente joven. Posiblemente no le den tanta importancia al dinero como sí le dieron los de la generación “baby boom”, pero la importancia del entorno provoca que la movilidad geográfica entre el colectivo juvenil siga igual de nula que en sus progenitores.

Muchos de los jóvenes españoles han sido educados para vivir en la ciudad que les vio crecer, para encontrar una vivienda cerca del domicilio de los padres, para encontrar pareja en el círculo de amistades de los 15-25 años y para trabajar en la misma ciudad.

De hecho, la prioridad de muchos hombres y mujeres de entre 20-40 años sigue siendo la misma que la de sus padres, esto es, adquirir una vivienda y un coche. Esos dos bienes materiales, como los relacionados con ocio y la compra de ropa, justifican actualmente la gran mayoría de solicitudes de los préstamos al consumo en España.

Y no es que me parezca mal, pero llama la atención que la formación, como el pago de másters, la continuidad de estudios de posgrado u otra preparación académica no figura entre los fines para los que se solicitan dichos créditos bancarios.

Un estudio reciente de la empresa holandesa de recursos humanos Randstad incidía en estos mismos aspectos. El componente cultural, el concepto de familia y amigos, la preferencia de comprar una casa frente a alquilarla, el trabajo de la pareja, así como la inseguridad y la edad del candidato, impiden la movilidad geográfica de los españoles.

Amistades
Casi 7 de cada 10 estudiantes españoles reconoce tener siempre los mismos amigos, porcentaje muy elevado si se coteja con otros países de nuestro entorno como Francia o Alemania, donde la movilidad a la que acostumbran sus ciudadanos hace que una misma persona tenga diferentes grupos de amigos no sólo en su país, sino también fuera de él.

Hay quienes afirman que los programas Erasmus han cambiado mucho la movilidad de los estudiantes españoles, algo que no es del todo cierto y es, a la vez, ampliamente discutible. Personalmente soy de los que piensan que si bien la finalidad de Erasmus para estudiantes es muy loable, en estos momentos de crisis económica y con un 30% de universitarios en paro, ha demostrado todas sus carencias.

Un 72% de los estudiantes españoles ha salido en algún curso a estudiar al extranjero, porcentaje que puede parecer alto, pero muy bajo si lo comparamos con el 1,5% de jóvenes que cursan todo su grado universitario en cualquiera de los países de la Europa de los 27. Esa pequeña proporción aludida representa verdaderamente a las personas que estarían dispuestas a desarrollarse profesionalmente fuera de España, porque el resto de jóvenes que viajan lo hacen para aprender o perfeccionar un idioma y por el deseo de viajar, según el estudio de Pilar Pineda, “La movilidad de los universitarios en España”. Los motivos académicos-profesionales quedan relegados a un segundo plano.

Los 25.000 estudiantes españoles Erasmus son una cifra muy baja comparada no sólo con los de China, EE UU, Japón, Francia, Alemania o Italia, sino que incluso nos superan estados como Marruecos, Grecia, Polonia o Kazajstán. El número de estudiantes autóctonos más allá de nuestras fronteras se sitúa en niveles similares a Ucrania.

¿De qué sirve entonces que España sea uno de los estados que más invierte para que sus alumnos estudien en el exterior si luego sólo el 28% está realmente dispuesto a cambiar de residencia por motivos de trabajo? Aquí vuelven a entrar en juego los factores educacionales y culturales aludidos en este artículo que influyen ahora de forma tan perversa sobre el paro juvenil.

La movilidad debería de ser una práctica generalizada entre todos los jóvenes, estudiantes o no, pero es necesario para ello reconsiderar las políticas actuales e instaurar un sistema de incentivos y becas pero que favorezca no sólo a aquellos jóvenes que proceden de un nivel socioeconómico medio-alto, ya que eso supone la falta de equidad en el acceso a programas de traslado geográfico.

Resulta asombroso que el nivel de renta influya más que los logros académicos de los estudiantes y se prive a miles de universitarios a ampliar sus horizontes académicos por una política que se ha comprobado ineficaz.

Los ejemplos de China y la India son ilustradores. En el primer caso, han pasado de tener 13.997 personas estudiando en otros países en 1974, a 181.200 en 2002, y la asombrosa cifra de 343.126 en 2004, lo que ha convertido a China en el primer país de origen en enviar universitarios. Los vínculos y las redes –lo que los ingleses llaman networks– que sus jóvenes han establecido en terceros países han tenido un impacto importante en el crecimiento económico chino y la calidad de su educación superior, como admite Madelyn C. Ross en un informe del Instituto de Educación Internacional.

En el caso de la India, el deseo abrumador por parte de sus estudiantes universitarios, alentados siempre por sus padres, a adquirir una licenciatura en el extranjero ha conducido a tener cerca de 130.000 alrededor del mundo. La búsqueda de una mejor educación, la empleabilidad en el mercado laboral mundial, y el deseo de establecer vínculos estratégicos de tipo personal se han convertido en los principales impulsores de la movilidad internacional de los estudiantes indios. Por eso no resulta extraño que sus estudiantes se hayan convertido en mano de obra cualificada en los Estados Unidos.

Tanto China como India además de estar entre los principales emisores de estudiantes al extranjero, se van a convertir en los años venideros en importantes países receptores de estudiantes universitarios de todo el mundo.

La reflexión que deberíamos realizar en España es importante. Resulta desalentador que sólo uno de cada diez universitarios españoles estudia en centros de fuera de su comunidad, lo cual no es de extrañar porque prácticamente hay una universidad en la puerta de casa de cada alumno. Aquí tenemos 714 centros universitarios frente a los 164 del Reino Unido, o lo que es lo mismo, 2.380 estudiantes por facultad en España frente a los 14.000 del caso británico. No es que las aulas allí estén abarrotadas de universitarios, pero la racionalidad de la organización de su sistema evita que puedan aflorar tantas universidades como ha ocurrido en España desde 1982.

Si desde bien temprano se educa y acostumbra a las personas a tenerlo todo al alcance de la mano, familia, amistades, pareja y trabajo, en su entorno más inmediato, se contribuye a edificar un estilo de vida paternalista que en circunstancias tan negativas como las actuales se convierte en una trampa para los jóvenes parados españoles.

La movilidad académica internacional contribuye al desarrollo de la ciencia, el pensamiento y, en definitiva, al progreso. Si se quiere atajar el problema del desempleo juvenil habrá que emprender una transformación radical de esos principios autocomplacientes que se resumen en expresiones del estilo “como en España no se vive en ninguna parte” por parte de toda la sociedad, no sólo del gobierno, sino especialmente de todos aquellos que asumimos un rol educador.

Escrito el por Jorge Mestre en Economía, Política española 3 Comentarios

Acabar con la retórica para acabar con la pobreza

Menudo contraste. Hemos pasado de hablar de la war de Afganistán la semana pasada a otro drama, el del hambre y la pobreza en el mundo. Mientras que para la primera ya van gastados 2.000 millones de euros, a razón de millón diario, para la ayuda a la cooperación, sólo hay recortes. Zapatero anunció en su plan de medidas contra el déficit del pasado mayo 300 millones menos para este 2010 y otros 500 menos para el año que viene.

Un auténtico azote para las conciencias de todos. Hace una semana el presidente del Gobierno no dudó en su firmeza respecto a la presencia de las tropas españolas en el país asiático, cueste lo que cueste, pero ahora llega a Nueva York con menos dinero para los 1.400 millones de personas que viven con menos de 1,5 euros al día.

La excusa de la crisis no me vale, ni tan solo lo que hacen o dejan de hacer otros países de nuestro entorno. Ya sé que Obama tiene previsto gastar en Afganistán 100.000 millones de euros y solo 10.000 millones para ochocientos millones de africanos. Pero allí, aquí y donde sea, supone una irresponsabilidad y un verdadero error de política exterior.

No he encontrado referencia alguna a la cumbre de los Objetivos del Milenio, en los medios españoles quiero decir. Aquí en la agenda interesa más hablar de una reunión de Zapatero con el sultán de Marruecos que del motivo real que se esconde detrás de la visita, pero no parece que interesa que se hable de ello, porque este año España no aprueba. Habrá quien me diga que España ha recorrido un largo camino en la ayuda a la cooperación, pero tampoco me vale, porque también lo ha hecho la práctica totalidad de países europeos e incluso Luxemburgo, Dinamarca, Finlandia, Reino Unido o Irlanda, aportan el 0,51% de su PIB como paso intermedio al 0,7%.

Seguro que la retórica, el buenismo y las mejores intenciones serán la nota dominante de los tres días de reuniones y todos los dirigentes congregados públicamente anunciarán un nuevo impulso encaminado a la reducción de la pobreza, pero todo quedará ahí. En una lista de deseos. La semana que viene, hablaremos de cualquier otra cuestión.

No hace falta decir que soy escéptico pues de mis palabras ya se dilucida ello, pero creo que falta verdadera voluntad política y que se vea plasmada en un plan. Yo no quiero ver a un Zapatero diciendo todo lo que ha hecho, porque aparte del asunto del recorte de 800 millones, queda mucho por hacer y la autocomplacencia es uno de los errores mayores de un gobernante.

Con dos tercios del tiempo transcurrido hasta 2015, veo que de nuevo y por enésima vez, cometeremos el error de abandonar a su suerte a los más desfavorecidos, niños, mujeres y hombres condenados por el hecho de nacer en el lugar y momento equivocado.

Escrito el por Jorge Mestre en Política española, Política internacional 2 Comentarios

Tengo una noticia buena y otra mala, ¿cuál te doy primero?

Una de las costumbres de quienes nos gobiernan es difundir públicamente un dato positivo de la economía como antesala de otro dato negativo. Es aquello de ablandar el terreno para prepararnos mejor, al estilo de cuándo alguien plantea dos hechos, uno bueno, otro malo, y la mayoría se decanta por conocer primero el más benévolo.

Sin embargo, desde el punto de vista práctico eso es un error. Si te cuestionas por la última vez que alguien te profirió un cumplido, posiblemente lo recuerdes. Pero si te pregunto por las palabras exactas recibidas, las posibilidades por evocarlas diminuyen.

Las críticas o comentarios negativos, por otro lado, se almacenan en el disco duro de nuestro cerebro sin ser necesario para ello pasar o no por una persona rencorosa.

Cuando alguien hace un comentario sobre el trabajo o desempeño de otro y lo califica de “excelente”, “muy bueno”, “nefasto” o “muy malo”, los dos adjetivos iniciales serán bien recibidos, mientras que los dos últimos serán además recordados, interpretados y analizados durante días o semanas.

Dos profesores de comunicación, Diana Mutz y Byron Reeves, hicieron un experimento sobre esto en un debate electoral. Cuando los candidatos eran muy críticos el uno con el otro, eran más recordados por el público que cuando se interrelacionaban con benevolencia.

La negatividad según se afirma en el libro El hombre que mintió a su portátil del profesor de Stanford, Clifford Nass, leído y disfrutado recientemente, hace que casi no recordemos aquello sucedido previamente a una experiencia negativa porque exige tal poder cognitivo que le impide al cerebro mantener en la memoria la información anterior.

Así ocurre cuando lo llevamos a la política del día a día. Sabemos por ejemplo que dos personas como Jesús Caldera o Jordi Sevilla fueron ministros con Zapatero, pero pocos recordarán el porqué dejaron de serlo o qué hicieron durante su etapa de gestión.

Cuando se trata de presentar dos informaciones, una positiva y una negativa, el orden de ambas es fundamental. Si se articula primero la parte buena del mensaje, posiblemente los efectos de la segunda parte, no sean tan perniciosos como uno espera, pero en poco rato la interferencia retroactiva entrará en juego y todo lo que permanecerá en la memoria será el comentario negativo.

Por tanto, siempre será mejor empezar por lo malo, y mejor aún si los comentarios negativos son puntuales en comparación a la retahíla de apreciaciones positivas.

Todo lo que aquí digo tiene especial importancia para quienes hacen del elogio o de la crítica su quehacer diario. ¿Sabes cómo realmente se crea prestigio un buen crítico? Eso mismo se preguntó la profesora Teresa Amabile de Harvard quien para ello redactó dos resúmenes con identidad distinta de un libro, similares en todo salvo en la inserción de adjetivos más positivos en un texto y negativos en otro. Dichos textos los entregó a varios de sus alumnos con algunas preguntas y ellos mismos reflejaron en sus comentarios que el autor de la crítica del libro que contenía las adjetivaciones más negativas era más inteligente y demostraba mayor experiencia que el otro texto comparado.

La astucia de los autores se mide más por su crítica que por las lisonjas, concluyó Amabile, quien añadió que “el pesimismo llega profundo, mientras que el optimismo se queda en la superficie”.

Y si esto no fuera de este modo, habría que preguntarle a Richard Bove, un analista financiero que desde su casa de Tampa en EE UU ha escrito artículos que han movido Wall Street y que son tomados prácticamente a pie de la letra por quienes tienen algo qué decir en temas financieros.

¿Cómo son los artículos de Bove? Corrosivos… Un artículo suyo de julio de 2008, ha quedado prácticamente intacto en la memoria, precisamente por la idea que recorre este post.
Bajo el título “¿Quién será el siguiente?”, el llamado ‘Bove report’ de hace dos años incluyó una lista del centenar de entidades financieras que según él iban a la quiebra. Una de ellas, localizada en el puesto duodécimo de las entidades proscritas, el Banco Atlántico de Florida, mantiene un litigio desde entonces en los tribunales con Richard Bove por los daños supuestos a la reputación de la organización.

Sin embargo, Bove no estaba tan desencaminado, 8 de las primeras 20 compañías condenadas en su artículo a la quiebra, cerraron definitivamente y las acciones del Banco Atlántico cayeron de los 80 euros nominales de 2004 a los 0,80 céntimos actuales. Bonita paradoja. Mientras las acciones de este banco navegan en los subterráneos de Wall Street, la cotización de Richard Bove crece entre los inversores.

Escrito el por Jorge Mestre en Internet e Innovación, Política española Dame tu opinión
« Anterior   Notice: Undefined variable: end_link in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 452 1 2 3 4 5 ... 14 15   Siguiente »
  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→