General

Doble vara de medir

La sociedad civil no es mansa ni está adormecida, por mucho que les pese a algunos. Y esta semana que se ha ido, ha dado buena cuenta de ello.

El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, tendrá que comparecer el próximo 4 de diciembre en calidad de imputado por un presunto delito de prevaricación y malversación de fondos, en una supuesta trama de adjudicaciones irregulares de 78.000 euros a una fundación a la que él mismo perteneció.

Los medios de comunicación progubernamentales no han tardado en tratar de darle la vuelta al asunto y revertir la noticia. La denuncia, admitida a trámite por el Juzgado nº4 de Madrid, fue interpuesta por el centro jurídico Tomás Moro. Desde algunos sectores de la prensa y desde el seno del propio PSOE se ha tildado al colectivo de ‘antiabortista’ y ‘ultraderechista’, en un intento obsceno por desprestigiar a la entidad y quemarla en la hoguera.

El propio Garrido ha manifestado su “tranquilidad” por haber actuado dentro de la legalidad. El principio de presunción de inocencia prevalece siempre, incluso ante la evidencia de que una demanda no se admita a trámite si se encuentra vacía de contenido. Sin embargo, cuesta trabajo asimilar que en el círculo socialista se tardase tan poco tiempo en pedir la dimisión de los imputados en la trama Gürtel y ahora, en una situación exactamente igual, se argumenta que la querella es “malintencionada”.

La Fiscalía, por su parte, ha vuelto a quedar en evidencia al estar sólo obcecada en demostrar y acrecentar las sospechas sobre cualquier color político con la excepción del PSOE. La imputación de López Garrido no viene precedida por una investigación policial y judicial ordenada por los fiscales, sino que ha tenido que ser un colectivo social y privado el que desentierre un presunto caso de corrupción.

La clase política se encuentra inmersa en un torbellino de acusaciones y reacciones que no hacen más que sumirla en la más profunda incredibilidad ante los españoles. El cambio de postura, criterio e ideas según el color político del querellado denota una falta de coherencia alarmante, a la vez que un despreciable oportunismo y conveniencia.

Resulta alentador comprobar que el sistema democrático no está muerto, que la sociedad civil no es ajena a la actividad de sus gobernantes y que aún persiste un empeño en miles de ciudadanos por exigir transparencia en sus políticos que enfundados en el traje de la democracia hacen de su capa un sayo. Sin la existencia del capital social como la que ahora ha tomado la iniciativa en un presunto caso de corruptela, resulta difícil construir una democracia sana en España.

Escrito el por Jorge Mestre en General 1 Comentar

Pésima gestión del Alakrana

Después de más de cinco semanas de secuestro, la situación a bordo y fuera del Alakrana no ha cambiado apenas. Tras casi 40 días de cautiverio, la situación ha llegado a un punto en el que se hace absolutamente obligatoria la resolución del problema de una forma eficaz y contundente.

Llama la atención, desgraciadamente, la enorme descoordinación que el Gobierno ha exhibido desde que el pasado 2 de octubre se tuviese constancia de que el atunero español había caído en manos de corsarios somalíes mientras faenaba en aguas índicas.

¿De qué sirve un Ministerio de Defensa, otro de Exteriores y un servicio de inteligencia como el CNI? Hasta el momento, las conversaciones con los secuestradores se han mantenido con intermediarios ciertamente lejanos al caso, como diplomáticos pertenecientes a otros países. La elección de los interlocutores se ha convertido en un grave error de fondo. La ausencia de una figura con poder al frente del problema, de un capitán con autoridad en la toma de decisiones, no hace más que prolongar la agonía de 36 familias vascas y gallegas.

El gobierno vasco ha creado una mesa de crisis con consejeros al frente, el embajador en Kenia se hizo cargo de la negociación desde Nairobi… y 40 días después, casi seis semanas, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se digna a mover ficha cambiando la estrategia y reconociendo la posibilidad de extraditar a los dos piratas detenidos.

El problema de la piratería en Somalia no es nuevo. Las condiciones de un país ingobernado y absolutamente sumido en el caos han convertido el asalto de buques extranjeros en una actividad lucrativa e incluso bien reconocida. El problema de la piratería en Somalia no ha pillado por sorpresa al Gobierno español, pero sin embargo éste ha dejado entrever una falta de previsión alarmante y vergonzosa.

El pasado mes de abril un buque con bandera estadounidense cayó en poder de los corsarios. También tratándose de un caso con rehenes, el gobierno de Barack Obama solucionó el problema en cuatro días. La intervención directa del Presidente de la Casa Blanca, primero dialogando con Somalia y después autorizando una operación militar, fue clave en la resolución de un secuestro que se saldó a todas luces como un éxito de su administración.

Desde luego una intervención militar no puede realizarse bajo la premisa de la improvisación. El caso Alakrana está envuelto en la máxima de que hay 36 vidas humanas en juego. Antes de optar por la fuerza, la vía diplomática y del diálogo debe estar absolutamente agotada. Sin embargo, tras 40 días, cuesta creer que el Gobierno no haya encontrado una solución de algún tipo.

Un país que aspira a tener un peso importante dentro de la Unión Europea y que se lamenta cuando se le excluye en las reuniones de calado internacional no puede estar a merced de un grupo de piratas proveniente de un país tercermundista.

El PSOE ha vivido durante las últimas semanas de los problemas en el seno del PP. La opinión pública y los medios de comunicación afines han encontrado un filón en el caso Gürtel, en la crisis interna del partido de la oposición y en la desviación de la atención sobre los problemas importantes.

Con los asuntos en ciernes ya desgastados, el secuestro del atunero Alakrana ha explotado en la cara del Gobierno. Y ya no tiene con qué ocultarlo. Las voces críticas tienen la obligación de forzar a Zapatero a obtener resultados. Como pasara en 2002 con el incidente de la toma del islote Perejil, España tiene la responsabilidad de no amedrentarse ante otras naciones. Si entonces se le exigió al Gobierno de José María Aznar solucionar el problema de forma rápida y contundente, este caso no es diferente.

Los ciudadanos requieren de sus políticos una clase gobernante que solucione los problemas, no que los esquive y postergue. Las buenas intenciones, las promesas y los mensajes de tranquilidad no devuelven a los 36 tripulantes españoles del Alakrana a sus hogares. A bordo del buque se agotan el agua y los alimentos. En tierra, se agota la paciencia de 36 familias hartas de esperar.

El Gobierno parece afrontar el secuestro de perfil, con un recelo tan evidente como reprochable hacia la posibilidad de que el suceso tenga un final desagradable, pero su obligación es tomar decisiones y no regañar a medios de comunicación y ciudadanos con reprimendas sobre la “prudencia” porque seis semanas es tiempo más que razonable para solucionar un conflicto y no poner a España de nuevo en ridículo.

Escrito el por Jorge Mestre en General Dame tu opinión

¿Cómo comprar libros para el Kindle desde España?

Ha habido quien me ha escrito para pedirme información sobre cómo adquirir libros para el lector electrónico, Kindle, pues de momento sólo se venden a personas que tienen tarjeta de crédito en banco de EE UU. Y claro se entiende que para gente que no quiera esperar al 29 de octubre para leer “El símbolo perdido” de Dan Brown y tampoco quiera gastarse los 21 euros que valdrá aproximadamente, dejándose sólo 7 euros en su lugar, la mejor opción es la edición Kindle de dicho libro y de otros miles.
Para ello, hay que estar registrado en Amazon, y en lugar de hacer la clásica adquisición vía tarjeta de crédito, autoregalarte una tarjeta regalo por el importe que se desee, te envían al email un código para recargar tu cuenta de usuario y voilà!, a descargarse el libro que se quiera. Si alguien tiene alguna duda al respecto, vía twitter o email puede consultarme.

Nota: Este artículo fue escrito unos días antes a que se pudiera adquirir el Kindle desde España y todos los títulos que pone a la venta Amazon. Mi recomendación, sin duda, es el Kindle DX wireless.

Escrito el por Jorge Mestre en General 7 Comentarios
  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→