La impunidad china en Europa

tibet.jpgNo me cansaré de hablar de China y la impunidad con la que se mueve en Europa y gran parte del mundo. La desinformación de gran parte de la comunidad europea hace que todo el mundo vea con optimismo y aplauda los ¿grandes avances? del país asiático por más bien un velado sentimiento antiamericano. Sin embargo, las malas noticias de todo lo que ocurre en este régimen dictatorial, es decir, juicios sumarísimos, torturas, persecuciones, ejecuciones… pasan desapercibidas para la sociedad europea y buen número de sus dirigentes políticos.

Mientras ciertos pensadores se llenan la boca de acusar al Gobierno de EE UU por Irak, Kiotos, Guantánamos o los aviones de la CIA, pero miran hacia otro lado cuando se trata de hablar de las responsabilidades actuales de China. ¿Dónde estaban los defensores del pueblo irakí en la última visita del presidente chino a España?, o dicho de otro modo, ¿qué hace Zapatero que cuando tiene delante a dicho personaje siniestro y genocida que no le pide un respeto a los derechos huamanos? ¿Tan miserable es la política?

Hoy mismo ha habido un acto de reivindicación importante y que ha pasado desapercibido para la mayoría de españoles, cientos de tibetanos se manifestaron delante de la embajada china en Nueva Delhi (India) para protestar por la ocupación de la región del Tibet, invasión ilegal reconocida por la ONU y demás instituciones internacionales, pero en Europa sólo se habla de la ocupación de Israel en la franja de Cisjordania.

Cuando China invadió el Tíbet, el Dalai Lama, el líder espiritual, y casi 100.000 tibetanos huyeron al exilio en India.  En los años siguientes, la notable cultura y los habitantes de Tíbet han sido perseguidos sistemáticamente.

Tres resoluciones fueron aprobadas por la Asamblea General condenando las violaciones de China a los derechos humanos en Tíbet, y requiriendo a China respetar esos derechos, incluyendo el derecho de Tíbet a libre determinación.

1,2 millones de tibetanos, un quinto de la población del país, murieron como resultado de las políticas de China; muchos más se consumieron en prisiones y campos forzados; y más de 6.000 monasterios, templos y otras construcciones culturales e históricas fueron destruidos y sus contenidos saqueados. 

El asunto es altamente relevante, al menos, por dos razones.  Primero, si Tíbet se encuentra bajo ocupación ilegal china, la transferencia a gran escala de colonos chinos de Beijing a Tíbet, es una seria violación a la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, que prohibe la transferencia de población civil a territorio ocupado.  Segundo, si Tíbet se encuentra bajo ocupación ilegal china, la presencia ilegal de China en el país es objeto legítimo de preocupación internacional.  Por otra parte, si Tíbet es parte integral de China, entonces, estos puntos caen dentro de su propia jurisdicción interna, como proclama China.  El tema de los derechos humanos, incluyendo el derecho a libre determinación y el derecho del pueblo tibetano por mantener su propia identidad y autonomía, son, obviamente, objetos legítimos de preocupación internacional, independiente de la situación legal de Tíbet.

 

China mantiene un ejército de ocupación en Tíbet de, al menos, un cuarto de millón de integrantes.  La milicia y la policía, a menudo, se encuentran presentes en Lhasa y todo otro lugar de manera avasalladora, aunque a partir de febrero de 1992, la seguridad en Lhasa está dominada por policía encubierta y con vestimenta civil.

La situación de los Derechos Humanos en Tíbet

 

Las condiciones de los derechos humanos en Tíbet permanecen en un estado deprimente.  Bajo la ocupación china, al pueblo tibetano se le niega la mayoría de los derechos garantizados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, incluyendo los derechos de libre determinación, libertad de expresión, asamblea, movimiento, expresión y viaje.

 

Prisioneros Políticos


 

El permanente uso de fuerza militar excesiva por parte de China para sofocar la disidencia, ha significado mayores abusos de los derechos humanos, incluyendo múltiples casos arbitrarios de arrestos, encarcelamiento político, tortura y ejecución.  Los grupos de derechos humanos han documentado, al menos, 60 muertes de manifestantes por la paz desde 1987.

 

Los grupos de derechos humanos han confirmado, con nombre, más de 700 presos políticos tibetanos en Tíbet, aunque probablemente hay más de cientos, cuyos nombres no están confirmados.  Muchos son detenidos sin cargo o juicio por hasta cuatro años mediante regulaciones administrativas tituladas ” reeducación mediante el trabajo”.

 

Además, durante el año pasado, la inquietud se ha esparcido desde las áreas urbanas a las rurales.

 

Informes confiables sobre maltrato y tortura de detenidos y presos políticos en Tíbet logran difundirse.  Esto incluye palizas, golpes eléctricos, privación de sueño o comida, exposición al frío u otras brutalidades.  A las organizaciones humanitarias y de derechos humanos se les niega el acceso a las prisiones y centros de detención en Tíbet.

 

Libertad Religiosa


 

Antes de la invasión de China en 1950, Tíbet era un país sumergido en la religión.  La práctica religiosa impregnaba la vida cotidiana del pueblo tibetano y conformaba la trama social que los conectaba a la tierra.  Reconociendo esto, los chinos se concentraron en destruir esta base cultural de los tibetanos con la esperanza de reprimir la disidencia a su mandato.  En 1960 la Comisión Jurídica Internacional estableció que “los chinos no permitirán la adhesión y la práctica del Budismo en Tíbet … [y] que ellos se han propuesto sistemáticamente erradicar esta creencia religiosa en Tíbet”.

 

Más de 6.000 monasterios y lugares sagrados fueron destruidos por los chinos.  A pesar de esto y los más de 40 años de restricción de su religión, los tibetanos continúan aspirando a la práctica de su religión.  Actualmente la práctica de la religión continúa siendo limitada de manera severa en Tíbet.  Aunque han habido algunas mejorías externas en esta área, China mantiene un estricto control sobre las instituciones y prácticas religiosas, y los tibetanos no son libres de practicar y organizar su propia religión.  La CJI publicó ‘La Libertad Prohibida’ y ‘Una Época a Purgar’, los que presentaron una profunda mirada al tema de la libertad religiosa en Tíbet.

 

China ha cambiado su política religiosa en Tíbet para suprimir activamente y restringir cualquier crecimiento religioso.  Este cambio involucra medidas para detener la reconstrucción sin autorización de monasterios destruidos durante la Revolución Cultural, fijando límites en el número de monjes y monjas en todos los monasterios, fortaleciendo las restricciones sobre los jóvenes que entran a los monasterios, prohibiéndole a los miembros del partido el practicar la religión, y fortaleciendo el control del gobierno y el partido sobre cada monasterio mediante “Comités de Administración Democrática”.

Escrito el por Jorge Mestre en Política internacional, Varios 1 Comentar

Respuesta a La impunidad china en Europa

  1. guillem

    he tenido la oportunidad de viajar a la india i al nepal., en la india estuve en Dharamsala, donde hay la mayor colonia tibetana de la india, y donde reside Dalai Lama., he tenido la oportinidad de visitar un museo donde explicaba el exilio , el genocidio , la opresion cultural i religiosa……y mas atrocidades….. el año que viene tengo previsto viajar a Tibet, estoy intentando recopilar el maximo de informacion, gracias a estos articulos, pofdemos hacer q un maximo numero de gente sepa y tenga consciencia de esta tema. Mil gracias Tashi Delek 

Añade un comentario

  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→