China suspende en libertades y… Sanidad


Jin Guilian, tras un infarto, con gotero en su casaLeía este sábado en The New York Times un artículo muy interesante sobre la realidad china, es decir, del modo en que el despegue chino ha impulsado una bipolarización del país. Por un lado, encontramos un mundo urbano cada vez más pudiente, el que conocemos por las noticias, y otro rural, cada vez más pobre y miserable.

Estos contrastes de la dictadura comunista son desconocidos en España. De hecho, cada año, cientos de millones de chinos se enfrentan al dilema de salud y pobreza. Procedentes de las áreas rurales, saben que para tratar las enfermedades tendrán que destinar un dinero que también necesitan para comer.

Que a estas alturas el país tenga una Sanidad tan precaria es tan significativo como lo es su despegue económico. Hasta comienzos de la era de las reformas económicas, en la década de los 80, el sistema público de salud funcionaba muy bien. Prueba de ello fue que de 1952 a 1982 la tasa de mortalidad infantil se redujo del 200 por mil al 34 por mil y que la esperanza de vida pasó de los 35 a los 68 años.

Sin embargo, desde entonces China ha privatizado amplias franjas de la economía, ha disuelto las comunas y ha desviado los recursos públicos de salud de las zonas rurales a las ciudades. Los hospitales también empezaron a cobrar los medicamentos y muchos de los tratamientos sobre sus pacientes.

Además, los salarios del personal médico se vincularon a la cantidad de ingresos que recibían sus hospitales, lo que llevó a muchos médicos abandonar las ciudades y dejar a la población campesina abandonada a su suerte.

Incapaces de poder pagar el cuidado adecuado, el primer recurso de muchos campesinos es adquirir cualquier medicamento con la idea de que sólo así aliviarán su enfermedad. Sin embargo, el enfermo empeora y en otras ocasiones acaba contagiando a sus semejantes.

Cuentan el caso de Jin Guilian, un campesino enfermo del corazón, que tuvo que abandonar el hospital por falta de dinero con el que costear su estancia y, como se ve en la foto, está con un gotero en su casa a medida que pasan lo días y su salud empeora. Para costear su operación cardíaca debía abonar 10.000 dólares cuando estaba ganando cinco euros diarios. Esa es la realidad de China. No estamos ante un país que despega en todos los sentidos. Lo hace su economía mientras sus poblaciones rurales empobrecen por segundos, por lo que empieza a ser hora de que desde organizaciones internacionales, UE u otros países se le exija el cumplimiento del deber de asistencia y auxilio a sus ciudadanos.

Escrito el por Jorge Mestre en Política internacional, Varios Dame tu opinión

España investigará el genocidio en el Tíbet


audienciaa.jpgMe alegra saber que la justicia española no hace distinciones a la hora de juzgar crímenes contra la humanidad. Por un tiempo pensé que el antiamericanismo latente en la sociedad española hacía que aquí sólo se investigara a dictadores derechistas como Pinochet o el caso de la muerte de José Couso en Irak por parte de los EE UU. Pese a que el juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, se opuso en un primer momento, el citado tribunal se ha declarado competente en investigar el genocidio durante 50 años que viene cometiendo China en el Tíbet. Sí, esa dictadura comunista recibida hace tres meses por el presidente Zapatero y, a la que salvo pequeños grupos manifestantes, nadie le recordó que su país pisotea los derechos y libertades de su gente. Siempre pienso que es una lástima que se hable tan poco de la causa del Dalai Lama, jefe de Estado en el exilio del Tíbet, cuando sus métodos siempre han sido pacíficos, frente por ejemplo a la causa palestina de la que se habla a diario y ha tenido habitualmente tintes violentos.

Escrito el por Jorge Mestre en Política internacional, Varios Dame tu opinión

“La tierra es plana” en español


tierraplana.gifDespués de varios años sin traducirse ninguna obra al español del periodista Thomas L. Friedman, desde este mes de enero ya está a la venta su obra “La tierra es plana” (The world is flat) una auténtica delicia de libro que ofrece las claves de la globalización actual. Si para comprar el último de Harry Potter se montaron colas y colas, es una pena que en este caso no lo conocieran ni en la librería donde yo lo he adquirido. No diré el nombre porque me temo que me habría pasado también en cualquier otra. Friedman suele escribir los miércoles en el NYT y ha hecho de su libro un auténtico bestseller en EE UU. 
 

Escrito el por Jorge Mestre en Política internacional, Varios 3 Comentarios
  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→