Bush

Una tras otra

Cuantos neocon, cuantos neoliberales hay en el mundo…, exclamarán algunos cuando hayan leído algunos de los ratios y adjetivos que a España le han colocado el Financial Times, Transparencia Internacional y los propios ciudadanos.

Algunos de ellos se lamentarán el no poder coger de las solapas de la americana a Bush y Aznar y convertirlos en el pim-pam-pum de todos los males que azotan a nuestro país, porque todavía no encuentran la manera de hacerlo con Merkel o Sarzoky.

Que España sea el último país de la UE en salir a flote de la crisis…, la culpa será de Aznar. Que el paro español sea mayor que el de Francia, Alemania y Reino Unido juntos, la culpa será de…, pongamos a Bush. Que la ministra de Economía sea la cuarta peor de Europa, según el Financial Times, la culpa será de Solbes por haberle dejado un marrón de aúpa. Que España haya perdido en el último año cuatro puestos en el ránking de corrupción y se encuentre en el puesto 18 de los 30 países europeos, la culpa será de la ineficiencia de todas las instituciones democráticas menos la del gobierno Zapatero. Que Internet en España sea el más caro y más lento de Europa pese a la propaganda de Miguel Sebastián de convertirlo en un derecho universal…, los deshonores serán para Camps o de Esperanza Aguirre…, y así podríamos seguir haciendo un ejercicio de análisis de un Gobierno improvisador, incapaz, inmóvil e inepto para hacer frente a los problemas que se enfrenta nuestro país.

La pregunta que cualquiera podría hacerse, sencilla y directamente, sería ¿cuál ha sido la aportación de dos legislaturas socialistas al porvenir de España? Más allá de aquellas normas que se puedan legislar a golpe de BOE, la pregunta encontraría una dudosa respuesta. Ni en economía, ni en la política autonómica, ni en educación, ni en el mercado laboral, ni en sanidad, ni en la industria, ni en política exterior, ni en innovación, ni en medio ambiente…, sólo salvaría el éxito logrado en la reducción de siniestralidad en las carreteras, porque en todos los demás aspectos nos encontramos con una sociedad hundida, más pobre, con rencores abiertos, con una clase media en vía de extinción, incapaz de acceder a una vivienda y que se sumerge poco a poco en el agujero propiciado por quienes nos gobiernan.

Escrito el por Jorge Mestre en Política española Dame tu opinión

Las lecciones de un progre de caviar… vuelve Michael Moore

Tengo que reconocer que una de las razones por las que me alegré el día que George Bush abandonaba la Casa Blanca era que a partir de ese momento ciertos personajes, en Michael Moore pienso, iban a dejar de intoxicarnos con sus medias verdades o mentiras absolutas en su mirada obsesiva hacia Bush. Sin embargo, parece que a Moore no se le han acabo los argumentos contra el expresidente norteamericano. Algo similar a la obsesión que algunos aquí en España profesan también hacia Aznar.

El nuevo producto de Moore se llama “Capitalismo: una historia de amor” y no llegará a los cines hasta el próximo mes de octubre. Como se puede intuir por el título, su trabajo es una crítica al sistema capitalista y a los ricos de EE UU. Y es aquí donde el propio Moore se delata. Con los beneficios forjados por sus documentales (más de 100 millones de dólares), Moore no es una persona ni de clase pobre, ni de clase media. Su documental me parece muy hipócrita porque el propio Moore es quien se ha aprovechado del capitalismo para amasar su fortuna. Algo muy propio de los progres de caviar y donde en España son bastante conocidos porque critican cara a la galería el capitalismo, pero disfrutan haciendo negocios y llegando a ricos dentro del propio sistema. Quieren darnos lecciones de cómo los demás tenemos que administrar nuestros ingresos, mientras ellos son incapaces de ser coherentes con sus proclamas.

Ahora que Michael Moore es un multimillonario y Bush ya no está en la Casa Blanca, se le han acabado las ideas para seguir haciendo bodrios antisistema de los que se ha valido para ser un magnate. Así lo anunció recientemente. No todo es tan malo.

Escrito el por Jorge Mestre en General Dame tu opinión

Garzón ahora a por Bush

Debe ser que Garzón se ha aburrido con el caso Gurtel y que ahora está dispuesto en citar al mismísimo George W. Bush, Chenney, Rumsffeld después de haberlo hecho con otros tantos miembros de la anterior administración norteamericana y que tuvieron que ver con el funcionamiento de la cárcel de Guantánamo. Por de pronto, el magistrado de la Audiencia Nacional estará orgulloso de que la edición dominical del New York Times haya abierto sus páginas de internacional con esta información y foto incluida del juez.
A Garzón le da ahora por investigar Guantánamo como si EE UU no tuviese un sistema lo suficientemente garantista para proteger los derechos jurídicos de los individuos que pisan suelo norteamericano. Nadie sabe exactamente la causa que revolotea por el juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, pero habría que ver si se hubiera movido un dedo si Guantánamo hubiera estado en la jurisdicción de otro país distinto a EE UU.

Escrito el por Jorge Mestre en Varios Dame tu opinión
  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→