crisis

Más UE y menos España

Este primer miércoles de marzo, mientras populares y socialistas o los llamados “negociadores” mantenían un encuentro para consensuar las medidas para atajar la crisis –dos años y medio después de su estallido, conviene matizarlo-, la Comisión Europea, por boca de su presidente, Durao Barroso hacía un llamamiento para aprobar a corto plazo el impulso de nuevas políticas económicas que eviten la situación actual, donde unos países como Francia, Alemania o Reino Unido lideran la salida de la recesión, y otros, España y Grecia por ejemplo están en el vagón de cola de la recuperación.
Lo que la CE pretende ahora, después del fracaso del Tratado de Lisboa demostrado con la crisis, es que los países integrantes consensúen las mismas políticas y cooperen para su puesta en funcionamiento. O lo que es lo mismo, más UE, y menos Estado.
El debate está servido. En la línea divisoria que separa a los ‘globalizacionistas’ de los ‘escépticos’, la tendencia es que los estados-miembros sigan perdiendo poder e influencia ante instituciones supranacionales como la europea, y se vean obligados a renunciar a competencias para regular muchos asuntos que se desarrollan en estamentos superiores.
Ni España, ni ningún país de la UE, pueden permitirse el lujo de ignorar las políticas emanadas desde Bruselas. Y la capital comunitaria tampoco quiere que ningún estado miembro vaya por libre, como se ha visto en los últimos dos años.
De hecho, los anuncios de cambios en la edad de jubilación, sueldos de los funcionarios, subida de impuestos, etc., de los últimos tiempos del Gobierno tienen más que ver con la presión de las autoridades comunitarias que de la propia voluntad gubernamental. Si hasta hace dos meses uno podía pensar que el Ministerio de Economía español estaba localizado en Moncloa, tengo el convencimiento de que ahora se encuentra en la 13ª planta del edificio Berlaymont de Bruselas.

Escrito el por Jorge Mestre en General 1 Comentar

El Plan E analizado por “The Economist”

Reproduzco a continuación para quien le interese el artículo aparecido recientemente en The Economist sobre el Plan E de Zapatero.

“No funciona”

Los carteles aparecen como setas, en plazas, parques y en multitud de lugares dónde hay obras, se pavimentan calles o se reparan instalaciones públicas.

Estos paneles indican que el trabajo se paga con cargo al Plan E, paquete de estímulos implementado por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. El Plan está dotado con 8 billones de Euros (11 billones de Dólares) con el fin de implementar proyectos por parte de los ayuntamientos.

El Plan E tiene como objetivo mantener el trabajo de los españoles. Los últimos indicadores de desempleo muestran que las medidas adoptadas son insuficientes. Durante el mes de abril, 40.000 personas más han engrosado las listas del paro. Este dato supuso una disminución del incremento de desempleados con respecto a meses anteriores. A pesar de esta ralentización del aumento del número de parados, la tasa de desempleo española es del 17,4%, la más alta de la Unión Europea y representa el doble de la media europea.

La Comisión Europea predice que la tasa de desempleo en España llegará al 20,5% en el 2010.

Asimismo, afirma que España tendrá que luchar durante más tiempo que otros países para recuperarse, alcanzando una tasa de crecimiento positiva en el 2011, un año después que el conjunto de la Unión Europea. El periódico progubernamental El País recibió las referidas noticias con el titular “El hombre enfermo de Europa”.

Puede que lo más preocupante sea que el Plan E ha funcionado en parte. El gobierno afirma que el Plan ha creado 280.000 nuevos empleos, aunque sean temporales. Pablo Vázquez, Presidente de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada, afirma que esta medida es temporal. En los meses de agosto y de septiembre el desempleo puede volver a aumentar. España tiene la fortuna de contar con unas redes sociales fuertes (ayudadas por la economía sumergida) que pueden ayudar a atenuar el malestar social.

La economía española se encuentra doblemente amordazada. Por un lado ha sido engullida, como el resto de las economías mundiales, por la recesión y el hundimiento del comercio internacional. A esto hay que añadir que España tiene su propia crisis, debido al modelo basado en salarios bajos y en un mercado inmobiliario poco saludable que se ha pegado el batacazo. Es opinión generalizada por parte de los economistas que España tiene que adoptar hoy duras decisiones económicas y realizar los sacrificios que se han evitado durante los años del boom económico.

La reforma del mercado laboral es probablemente la más complicada. En algunos aspectos, la legislación laboral española es bastante flexible. Con casi un tercio de los trabajadores con contrato temporal, es fácil prescindir de los trabajadores marginales simplemente no renovándoles el contrato.

Esto explica porqué España contaba el año pasado con más de la mitad de desempleados que el resto de países de la zona Euro. El resto de los trabajadores tienen contratos tan rígidos que hace que sea muy difícil y muy caro deshacerse de ellos. Debido a estas circunstancias las empresas eligen a su personal en función de la facilidad que tienen para despedirlos.

Casi todo el mundo está a favor de una reforma. De acuerdo con la carta remitida por un grupo de 95 académicos del mundo de la economía urge que el gobierno lidere esta iniciativa. El Sr. Zapatero, sin embargo, no comparte esta urgencia. La reforma del mercado laboral no es la única medida con la que está intentando no lidiar.
Recientemente el Banco de España advirtió al gobierno acerca de la disminución del fondo de pensiones, recomendando elevar la edad de jubilación a los 65 años. Según José Carlos Diez de Intermoney, la liberalización del sector servicios ayudaría a recuperarse. “Siempre que hemos aplicado un Plan de liberalización, la economía ha dado muestras de su potencial de crecimiento”.

¿Por qué el Sr. Zapatero no realiza una reforma? Además de los miedos a las huelgas, a los sindicatos y a la aprobación de la opinión pública, su principal problema reside en el parlamento. El mes pasado el gobierno perdió su primera votación parlamentaria. Hay que recordar que Zapatero gobierna en minoría. Aunque los socialistas se encuentran solamente a 7 escaños de la mayoría absoluta, están teniendo problemas para encontrar apoyos. Los nacionalistas vascos están disgustados debido a que un socialista, Patxi López, se ha convertido en Lehendakari. Los nacionalistas catalanes por su lado, están cansados del gobierno socialista que gobierna Cataluña. El grupo Izquierda Unida no siempre es fiable, siendo muy poco probable que apoye reformas impopulares.

Esa situación deja al Partido Popular en una situación ventajosa al liderar a día de hoy las encuestas. Muchos españoles desearían ver a los dos grandes partidos unidos para afrontar las reformas. La situación tendrá que empeorar antes de que ambos partidos estén dispuestos a dejar de lado los intereses partidistas y llegar a un acuerdo.

Escrito el por Jorge Mestre en Economía, Política española, Política internacional 1 Comentar

Ante el 1 de mayo

Los mayores sindicatos de trabajadores pretenden movilizar este próximo 1 de mayo a sus afiliados con el rechazo al abaratamiento del despido y el mantenimiento de los salarios. Decía este fin de semana, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, que no se plantean una huelga general porque el Gobierno español no ha mermado los derechos de los trabajadores.
Es decir, que una crisis social con cuatro millones de parados y 9.000 personas que entran cada día en el paro no son razones suficientes para exigirle al Ejecutivo soluciones al desempleo. Aunque para Cándido Méndez, los 4 millones de desempleados no parece un colectivo que haya que defender. Y, por tanto, ninguna palabra para ellos el próximo Día del Trabajo.
Si UGT quiere o pretende defender las vergüenzas del Gobierno, lo diga abiertamente, se presente a unas elecciones y no juegue con las sensibilidades de los millones de trabajadores que piensan que los sindicatos son la única garantía a sus derechos.

Escrito el por Jorge Mestre en Economía, Política española Dame tu opinión
« Anterior  1 2 3   Notice: Undefined offset: 6 in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 466 Notice: Trying to get property of non-object in /var/www/vhosts/14/176545/webspace/httpdocs/jorgemestre.com/wp-content/themes/theblog/functions/pager.php on line 466 Siguiente »
  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→