Mali

Similitudes entre Afganistán y el Sahel

Los tuareg iniciaron el levantamiento tras el golpe de estado de Mali - Jorge Mestre
Se puede decir que hay diversas similitudes entre la situación crítica del Sahel y la de Afganistán. Las organizaciones terroristas que operan en el Sahel, ese cinturón que cruza África y separa el desierto de la sabana, son equivalentes a Al Qaeda y a los talibanes en Afganistán; el papel pivote que desempeña Argelia en la región es equivalente al de Pakistán; y la cocaína que se mueve a lo largo de la región es similar a la del opio en el país asiático. De hecho, el 40% aproximadamente de la cocaína que entra en Europa atraviesa la zona del Sahel.

La crisis desatada en Mali no ha hecho sino que agravar la zona de la región pues desde el golpe de estado del pasado marzo, sumado al caos de países limítrofes como Túnez, Libia y Egipto, y a la desaparición de Bin Laden, se ha contribuido a que haya un fortalecimiento de organizaciones como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que actualmente ya es considerada por muchos como más fuerte que su matriz.

Muestra de ello es que los campos de entrenamiento de AQMI podrían estar sirviendo actualmente como centros de formación para los terroristas de Boko Haram (radicales localizados en el Noroeste de Nigeria) y de Ansar al Din (localizados en el norte de Mali).
Si trazamos una línea que se inicia en Somalia con el movimiento terrorista de Al Shabab y la llevamos hasta el extremo occidental, podremos ver que los terroristas y criminales pueden abrir un corredor, a lo largo del Sahel, que casi lleva al Atlántico y que resulta muy peligroso para la seguridad internacional.

Con la próxima retirada de las tropas de Afganistán, los terroristas necesitan nuevos pretextos para seguir practicando la violencia con el fin de imponer un califato allí donde puedan. Uno será, desde luego, seguir desestabilizando Kabul y hacer lo propio con Pakistán, pero la nueva amenaza se encuentra en el Sahel y Sáhara con AQMI y las organizaciones que se mueven en su órbita.

Por ello, la intevención militar se hace inevitable y urgente, evitar así una partición de Mali, asegurar la capital, Bamako, recuperar posteriormente Timbuktu, romper las redes de suministro de alimentos y combustible de los terroristas y garantizar la seguridad de los recursos de uranio del norte de Níger y noroeste de Mali que deben estar lejos de las manos de los radicales.

Y, por supuesto, otra iniciativa que contribuiría a la seguridad de la región es la aplicación de una política común y unificada desde todos los países.

Escrito el por Jorge Mestre en Política internacional Dame tu opinión

Túnez, desbordado por la amenaza de los radicales

Demostraciones salafistas en Tunez

Túnez ha vivido un período de su historia donde muchos de sus jóvenes han participado en diferentes “guerras santas” acontecidas en otros países. Por ejemplo, de acuerdo a algunos datos revelados este año por el gobierno sirio de Al Assad, existe un gran porcentaje de árabes provinientes de otros países que se han unido en la lucha para derrocar al dictador sirio, y muchos de ellos son de origen tunecino.

Es el caso del principal grupo rebelde, el conocido como Ejército Libre Sirio, grupo formado mayormente por antiguos soldados desafectos y repleto de “yihadistas” foráneos. Así, en el mes de mayo de los 26 extremistas detenidos por el régimen sirio, 19 eran tunecinos.

Y no solo este dato. Un archivo de documentoss interceptado por oficiales de los EE UU en la región de Sinjar, al norte de Irak, revelaba que de los 600 “yihadistas” allí localizados, la mayoría procedían de Libia y de Arabia Saudí, pero Túnez era el tercer país en importancia.

¿Qué puede haber ocurrido para que Túnez, un país con la reputación de haber sido el país más secular del mundo árabe, se haya convertido en una fábrica de radicales?

Para Sami Brahim, un estudioso de los movimientos islamistas en Túnez, “el extremismo es fruto de la dictadura”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el país donde arrancó la Primavera Árabe, siempre ha tenido una gran clase media que ha viajado y salido del país. Con muchos tunecinos trabajando y viviendo en el extranjero, los potenciales “yihadistas” cuentan con importantes redes de contactos en quienes confiar integradas por familiares y amigos. Y también el hecho de haber tenido una economía más abierta que la marroquí o la argelina, ha contribuido a ello.

Jóvenes musulmanes ultraconservadores, conocidos como salafistas, han intensificado sus protestas contra lo que ellos consideran insultos a la religión, han atacado galerías de arte y en los últimos tiempos se han enfrentado duramente a los islamistas moderados y policía.

Los imanes radicales contribuyen a empeorar la convivencia con sus alegatos para que los jóvenes tomen partido en la “guerra santa” contra Siria, a quien consideran un régimen ilegítimo. Según datos del Ministerio de Asuntos Religiosos, alrededor de un centenar de imanes no reconocen la autoridad del Estado en Túnez.

Mientras tanto, el gobierno encabezado por Ennahda, un partido islamista moderado prohibido en tiempos de Ben Ali, ha sido ahora criticado por Al Qaeda que ha hecho un llamamiento a su derrocamiento por no haber impuesto la ley islámica.

Pero la amenaza del fundamentalismo podría ser mayor si aquellos que luchan ahora en Siria, vuelven un día a casa, como aquellos que lucharon contra los soviéticos en Afganistán en los años 80. Es decir, Túnez puede recibir una ola masiva de “muyahidines” en los próximos años con destrezas adquiridas en técnicas de combate que serían una auténtica pesadilla para la transición tunecina.

Uno de los grupos salafistas que han adquirido importancia en los últimos meses, sobre todo tras el ataque terrorista a la embajada estadounidense en Bengasi, es Ansar al Sharia. Pues bien, su rama tunecina cuenta con un fundador, Ben Hassine (conocido también como Abu Iyadh) que estuvo luchando en Afganistán frente a los rusos ahora hace 30 años.

Al Qaeda 2.0
La inestabilidad que se vive y se acrecienta por momentos en el Sahel podría ser también explicada por la irrupción de “Al Qaeda 2.0″ que entronca justamente con la muerte de Osama bin Laden y el nuevo liderazgo de Ayman al-Zawahiri. A diferencia de bin Laden, más obsesionado por atacar en países occidentales, al-Zawahiri persigue más combatir regímenes locales y a gobernantes árabes.

Campos de entrenamiento
Existen sospechas de que los islamistas han creado dos campos de entrenamiento de terroristas al norte y sur de Túnez, en vísperas de lo que para ellos será la próxima “guerra santa” y que se vivirá en Mali, con riesgo de extenderse en países limítrofes.

Los dos campos de formación conocidos se sitúan al norte, en la región de Tabarka, y el otro al sur, en los límites fronterizos con Argelia y Libia cerca del oasis libio de Ghadames.

Países vecinos como Argelia han mostrado su preocupación por el aumento de la amenaza “yihadista” procedente de Túnez. Dos hechos que alimentan esa sensación fueron la desarticulación reciente de una célula terrorista en Annaba con todos sus miembros de origen tunecino, así como el descubrimiento en la ciudad argelina de Tebessa (a 800 kilómetros de España, la misma distancia que hay entre A Coruña y Valencia) de varios misiles tierra-aire del régimen de Gadafi que habían llegado hasta allí cruzando Túnez.

El éxito en la operativa de estos grupos muestra la incapacidad del Ministerio del Interior tunecino para hacer frente a los radicales. El riesgo actual es, por tanto, bastante alto y la posibilidad de que posean campos de entrenamiento donde entrenar terroristas ha impulsado un cambio de actitud en el gobierno tunecino que ha pasado de controlar y dirigir la situación a prevenir posibles ataques inminentes aunque con una capacidad de reacción mínima.

En un próximo análisis profundizaré en los riesgos para la seguridad nacional española del estallido de un conflicto en Mali, que si bien tendría un carácter regional, sus consecuencias podrían llegar hasta España como al resto del sur de Europa. De la intervención en Mali se ha dicho que podría ser “la nueva guerra de Afganistán” en territorio africano, con la salvedad que entre España y el norte de Mali apenas hay 1.500 kilómetros frente a los 6.000 kilómetros que nos separa de Afganistán.

Escrito el por Jorge Mestre en Política española, Política internacional Dame tu opinión

Las consecuencias indirectas de la Primavera Árabe: la expansión del terrorismo islamista

Mapa del terrorismo en Africa por Jorge Mestre Primavera Arabe Al Qaeda

Veamos que ha ocurrido en los países que han vivido la Primavera Árabe. En Libia, en Egipto o en Yemen, desgraciadamente, no hay verdaderas democracias. Están mejor que Afganistán o Siria, pero peor que Túnez, el país donde empezó todo. Las autocracias han sido reemplazadas por cleptocracias, mejor dicho, cleptocracias electas que son regímenes nacidos de autocracias con gobiernos elegidos por la ciudadanía, pero que antes de crear instituciones que velen por la transparencia o la rendición de cuentas, convocan unas elecciones que malogran las transiciones.

En Túnez, Egipto, Yemen, Irak y Libia, hemos asistido al colapso de los estados “mujabarat”, palabra en árabe que se refiere a los servicios de inteligencia, pues dichos países no han sabido crear unos verdaderos servicios de seguridad regidos por la ley. Como hemos visto recientemente en Libia, esto ha abierto una brecha a los yihadistas.

El creador de la milicia islamista de Libia Ansar al Sharia (Seguidores de la Ley Islámica), Ahmed Abu Khattalah, figura actualmente entre los principales sospechosos del ataque a la embajada de EE UU en Benghazi, donde murió el embajador Christopher Stevens el pasado 11 S.

Mientras que hace un año en Libia una buena parte de sus líderes islamistas renunciaron a la violencia y anunciaron que buscarían sus objetivos a través de las reglas del juego político, Abu Khattalah rechazó unirse a ellos y ganó una buena reputación por su visión parecida a la de Al Qaeda.

De hecho, el ataque en Benghazi al embajador de EE UU, no fue un acto de violencia espontánea, sino una señal de que Al Qaeda está aumentando su presencia en la región en el período post-Gadafi.

La Primavera Árabe había sido analizada desde una perspectiva occidental ingenua y romántica, como un intento del pueblo por abrazar libertades y democracias, cuando realmente el vacío de poder creado en lugares como Libia o Yemen ha servido para que  los grupos terroristas operen con total impunidad.

En el caso sirio, todos somos conscientes de las atrocidades de las fuerzas de Bashar Al Assad, pero ¿y qué hay de los rebeldes? Las redes salafistas ocupan un lugar importante entre ellos, sobre todo, las Jabhat al Nusra (El Frente de Apoyo) que pretende imponer un estricto estado islámico y ven la lucha en Siria como una batalla de los suníes frente a los alawitas, la rama chií a la que pertenece Al Assad.

Que los salafistas terminen imponiéndose, como algunos gobiernos occidentales temen, es otra cuestión. Ellos quieren parte del botín sirio, sobre todo después de que consigan derrocar a Al Assad.

En los países citados una parte considerable de los rebeldes consideran la lucha como parte de la yihad. Así, la Primavera Árabe se ha convertido en una carrera entre radicales y gobiernos cleptocráticos que tratan de organizarse, cuando aún no están preparados para gobernar bajo las reglas de la lógica política, bien diferentes de las lógicas religiosas.

Eso es precisamente lo que ha ocurrido en Mali, donde los efectos del derribo de Gadafi han impulsado el fortalecimiento de los leales a Al Qaeda, y como al igual que en Nigeria o Somalia, diversos grupos buscan la imposición de  la “sharia”.

Los integrantes de Al Qaeda del Magreb Islámico deambulan actualmente entre Mauritania y Mali en una zona geográfica que ocupa un espacio mayor que el tamaño de la India. A eso hay que añadir el riesgo, como temen parte de los servicios de inteligencia de varios países, que una gran parte del arsenal antiaéreo que poseía Gadafi, haya salido del país y haya caído en manos de estos terroristas.

La preocupación de lo ocurrido hizo que el presidente francés, François Hollande, fuera de visita reciente a Senegal y República Democrática del Congo. En Senegal, se refirió a la situación en Mali como “reino del terror” con “amputaciones, mujeres violadas e inundado de armas”. De hecho, hay actualmente dos franceses secuestrados en Mali y otros cuatro en Níger.

A pesar de que Francia no quiere hacer el papel de “gendarme” post-colonial, su postura se ha ido endureciendo con respecto a Mali, que podría convertirse en la nueva Afganistán de África, y de este modo impulsó una resolución del  Consejo de Seguridad de la ONU para crear una fuerza militar africana que acabe con los rebeldes del norte de Mali.

Dicha coalición debería estar integrada por tropas del gobierno legítimo de Mali y otros estados asociados a la Comunidad Económica del Oeste de África (ECOWAS, en inglés). Sin embargo, las fuerzas militares de la región no cuentan con la capacidad suficiente para organizar una ofensiva y precisan del apoyo logístico y de los servicios de inteligencia de algún país más poderoso.

Los franceses parecen dispuestos a contribuir, pero han descartado el envío de tropas terrestres y los EE UU son reacios a implicarse con el envío de tropas, y prefieren un ataque con drones en la región como los realizados sobre Yemen, Somalia, Pakistán o Afganistán.

Francia sabe que si no se hace nada el Sahel podría convertirse pronto en un espacio vital para el desarrollo del terrorismo islamista.

Y eso cuando parecía los países occidentales habían aprendido la lección de Somalia.

Escrito el por Jorge Mestre en Política internacional Dame tu opinión
  • Puedes contactar conmigo a través de este formulario→